twitter Tweet

Profesional clínica usa el poder de la investigación para aliviar el dolor crónico

“Todas las preguntas que me hago al investigar nacen de mi trabajo con los pacientes”: La docente de anestesiología de OHSU, Dra. Sandy Christiansen, desarrolla un conjunto de trabajos investigativos
La Dra. Sandy Christiansen llena una jeringa en una sala de la clínica del OHSU Comprehensive Pain Center. Profesora adjunta de anestesiología y medicina perioperatoria en OHSU School of Medicine, Christiansen es una de las muy pocas investigadoras cuyo enfoque clínico es usar técnicas intervencionistas para aliviar el dolor causado por el cáncer. (OHSU/Christine Torres Hicks)
La Dra. Sandy Christiansen llena una jeringa en una sala de la clínica del OHSU Comprehensive Pain Center. Profesora adjunta de anestesiología y medicina perioperatoria en OHSU School of Medicine, Christiansen es una de las muy pocas investigadoras cuyo enfoque clínico es usar técnicas intervencionistas para aliviar el dolor causado por el cáncer. (OHSU/Christine Torres Hicks)

La Dra. Sandy Christiansen dice que quiere usar el poder de la investigación y el trabajo en equipo para ayudar a aliviar el dolor de sus pacientes.

Profesora adjunta de anestesiología y medicina perioperatoria en OHSU School of Medicine, Christiansen comenzó a trabajar en OHSU en 2016. Comenzó su carrera en investigación como fellow de anestesia en Johns Hopkins University, con la mentoría del Dr. Steven Cohen, quien ha seguido invitando a Christiansen a participar de estudios a nivel nacional a través de su cargo en OHSU.

“Steve alienta a las personas que capacita para que hagan carrera en el área de la investigación y propicia su desarrollo”, dice. “Poder contar con un mentor como él y tener su aliento es una forma fantástica de empezar para cualquier investigador novato. Ahora puedo diseñar y ejecutar mis propios proyectos de investigación”.

Durante OHSU Research Week, que tiene lugar entre el 1 y el 5 de mayo, Christiansen y su colega, Alex Woodrow, D.O., presentarán datos de un estudio transversal que aporta información sobre qué nivel de preparación para tratar el dolor provocado por el cáncer con procedimientos mínimamente invasivos alcanzan los becarios en la especialidad de medicina del dolor en los centros médicos académicos de todo el país. Christiansen es una de las muy pocas investigadoras cuyo enfoque clínico es usar técnicas intervencionistas para aliviar el dolor causado por el cáncer.

“Solo se me ocurren otros cinco investigadores clínicos con este enfoque en todo el país”, dice. “Muchos pacientes no saben que existen opciones intervencionistas para su dolor relacionado con el cáncer e incluso si lo saben es sumamente difícil encontrar médicos que sepan aplicarlas”.

La neurolisis es un ejemplo de procedimiento intervencionista que usa Christiansen. La técnica supone insertar agujas al lado de la columna para interrumpir la vía de señalización del dolor del cáncer de órganos abdominales y pélvicos.

“Este tipo de dolor puede ser extremadamente debilitante y difícil de controlar solo con opioides”, dice.

Sin embargo, para muchos pacientes, el acceso a estos tipos de técnicas intervencionistas está limitado por su cobertura de seguro.

Christiansen está trabajando en un análisis retrospectivo para evaluar el resultado del tratamiento para el dolor de pacientes con cobertura de Medicaid con Oregon Health Plan. En 2016, Oregon Medicaid dejó de cubrir la mayoría de los procedimientos intervencionistas para el manejo del dolor, como las inyecciones epidurales de esteroides para el dolor de cintura, y amplió la cobertura de terapias alternativas y complementarias como masajes. Christiansen señala que las terapias alternativas pueden ser útiles para los pacientes y por lo general tienen muy pocos efectos adversos en relación con muchos medicamentos para el dolor.

Pero no son para todos.

Christiansen, primera generación de inmigrantes polacos, cree que esto provoca desigualdades en los resultados en el control del dolor para pacientes de bajos ingresos con cobertura de Medicaid. Además, podría también aumentar los costos en general si los pacientes recurren a cirugías espinales más riesgosas como alternativa.

“Si el cambio de políticas públicas tiene como objetivo ahorrar recursos de atención médica y termina obligando a los pacientes a optar por cirugías más costosas, hay un problema grande”, dice.

Está empezando su trabajo con un subgrupo de 200 pacientes elegidos al azar de la cohorte general.

Christiansen está convencida de que en el largo plazo este tipo de investigación propiciará una mejor atención de los pacientes con dolor crónico. Dijo que se siente agradecida de que su empleo en OHSU le permitiera encontrar tiempo para investigar y al mismo tiempo seguir atendiendo pacientes, un modelo que espera inspirar en sus estudiantes de medicina de primero y segundo años a quienes capacita a través del Clinical Skills Lab.

“Mi departamento me ha dado un apoyo increíble para poder dedicar tiempo exclusivo a la investigación”, dijo. “Poder investigar sin dejar de ver a mis pacientes me permite entender qué sucede en el campo, en las bases. Todas las preguntas que me hago al investigar nacen de mi trabajo con los pacientes”.

Previous Story Cirujano investigador revoluciona el camino hacia el tratamiento del cáncer basado en la inmunidad Next Story Investigadora de OHSU busca descubrir los efectos del estrés y las situaciones traumáticas en el desarrollo del cerebro y la salud mental
Facebook Twitter LinkedIn YouTube Instagram OHSU Braille services OHSU sign language services OHSU interpreter services