twitter Tweet

La atención basada en datos puede ayudar a compensar los riesgos del cambio climático para la salud

Médicos de OHSU presentan un nuevo enfoque de atención llamado “medicina ecológica de precisión”
En un comentario de abril de 2023 publicado en el Journal of Primary Care & Community Health, los médicos de la Oregon Health & Science University instan a los proveedores de atención primaria a utilizar los datos para abordar los numerosos impactos del cambio climático en la salud de los pacientes. Los impactos climáticos en la salud pueden incluir insolación, deshidratación o incluso la muerte durante olas de calor extremas. (Getty Images)
En un comentario de abril de 2023 publicado en el Journal of Primary Care & Community Health, los médicos de la Oregon Health & Science University instan a los proveedores de atención primaria a utilizar los datos para abordar los numerosos impactos del cambio climático en la salud de los pacientes. Los impactos climáticos en la salud pueden incluir insolación, deshidratación o incluso la muerte durante olas de calor extremas. (Getty Images)

Con cada vez más personas que sufren con los domos de calor, incendios forestales, inundaciones y otros acontecimientos climáticos extremos, un equipo de médicos de Oregon Health & Science University insta a sus colegas a usar datos para abordar los múltiples impactos que tiene el cambio climático en la salud.

Jennifer DeVoe, M.D. (OHSU)
Jennifer DeVoe, M.D. (OHSU)

“El cambio climático es la mayor amenaza para nuestra salud, ahora y a futuro”, dice la Dra. Jennifer E. DeVoe, profesora de medicina familiar en OHSU School of Medicine y la autora principal de un artículo de opinión publicado en la revista Journal of Primary Care & Community Health que describe el nuevo enfoque. “Los médicos tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros pacientes a manejar y prevenir los problemas de salud relacionados con el cambio climático”.

DeVoe y sus colegas están trabajando para concientizar a los equipos de atención primaria acerca de la importancia de adoptar un enfoque basado en datos para ayudar a prevenir y mitigar las consecuencias adversas para la salud del cambio climático. El nuevo enfoque se conoce como “medicina ecológica de precisión”.

Leah Werner, M.D. (OHSU)
Leah Werner, M.D. (OHSU)

“La medicina de precisión es cada vez más común, y los especialistas usan datos genómicos para el tratamiento del cáncer y otras enfermedades”, explica la autora sénior del artículo, Dra. Leah Werner, profesora adjunta de medicina familiar en OHSU School of Medicine. “Este tipo de atención médica individualizada debería ampliarse también a la atención primaria y aplicarse a algo que amenaza la salud de todas las personas: el cambio climático”.

Este nuevo artículo profundiza sobre su propuesta de 2016 de basar la atención en datos de “signos vitales de la comunidad”, o datos localizados relacionados con factores no médicos que afectan la salud, también conocidos como determinantes sociales de la salud. Ahora están aplicando este concepto a los problemas de salud relacionados con el clima, incorporando datos sobre riesgos climáticos que aporten información útil para tomar medidas en torno a la salud.

Por ejemplo, en la actualidad existen datos de sistemas de información geográfica, conocidos como datos GIS, que permiten identificar qué vecindarios tienen menos árboles y se ven más afectados por las olas de calor, o qué áreas son menos elevadas y tienen riesgo más alto de sufrir inundaciones. Esta información se puede incorporar a los registros médicos electrónicos, donde ya está disponible la información de cada paciente.

Los datos relevantes de cada paciente incluyen su lugar de residencia o de trabajo, raza y etnia, ingresos, afecciones y más. Cuando se combinan los datos de los pacientes con datos relacionados con el clima, esta información combinada permite predecir quiénes tienen mayor probabilidad de que su salud empeore a causa de eventos climáticos extremos y ayudar a orientar el apoyo para los pacientes con riesgos importantes para su salud en relación con el clima.

“Tenemos una responsabilidad particular de ayudar a los pacientes que históricamente tienen menos acceso a recursos y servicios médicos, porque son los que mayores riesgos para salud asociados al cambio climático sufren”, dice DeVoe.

Los equipos de atención primaria podrían usar estos datos para comunicarse con sus pacientes y confirmar que se encuentran bien durante un evento climático breve, como una ola de calor extremo, así como para preparar proactivamente a sus pacientes más vulnerables antes de que ocurran estos eventos. El apoyo proactivo podría incluir recomendar equipos de aire acondicionado o bombas de calor a quienes tienen problemas de salud que los hacen más sensibles a las temperaturas extremas, o poner a los pacientes en contacto con organizaciones comunitarias que prestan servicios no médicos, como asistencia con la vivienda.

Es común que los líderes del sector de la salud pública usen datos no médicos como parte de sus iniciativas para comprender el peligro que supone el cambio climático a nivel comunitario. Ahora, DeVoe, Werner y sus colegas consideran que estos datos deberían usarse también para la atención de cada paciente, y que deberían estar a disposición de los equipos de atención primaria, en quienes los pacientes suelen confiar porque ya han forjado una relación con ellos a lo largo del tiempo.

Para incorporar la medicina ecológica de precisión a la práctica médica, el departamento de medicina familiar de OHSU creó un programa centrado en el cambio climático y la salud. Muchos docentes de OHSU están trabajando junto a especialistas en ciencias de la tierra, líderes de salud estatales y otras instituciones académicas para convertir este concepto en una herramienta práctica para los profesionales clínicos. También están analizando opciones de financiación para apoyar este trabajo.

La investigación mencionada en el artículo de opinión contó con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud (subvenciones P50CA244289 y P50CA244289-03S1) y Cancer Moonshot.

REFERENCIA: Jennifer E. DeVoe, Nathalie Huguet, Sonja Likumahuwa-Ackman, Andrew Bazemore, Rachel Gold y Leah Werner; Precision Ecologic Medicine: Tailoring Care to Mitigate Impacts of Climate Change, Journal of Primary Care & Community Health, 22 de abril de 2023, https://doi.org/10.1177/21501319231170585.

 

Previous Story Capacitación “Stop the Bleed” enseña habilidades que pueden salvar vidas Next Story Ensayo clínico sobre la enfermedad de Parkinson prueba un régimen de ejercicios para mejorar el movimiento