twitter Tweet

El uso crónico de marihuana altera el sistema reproductor femenino, podría afectar la posibilidad de concepción

Estudio de OHSU descubre relación entre el THC y la disfunción ovulatoria en primates no humanos
Un estudio de OHSU en primates no humanos revela que el uso regular de productos de marihuana podría aumentar el riesgo de disfunción ovulatoria. (Getty Images)
Un estudio de OHSU en primates no humanos revela que el uso regular de productos de marihuana podría aumentar el riesgo de disfunción ovulatoria. (Getty Images)

El uso de productos de marihuana con una frecuencia de tres veces a la semana podría tener un impacto sustancial en los ciclos mensuales y en las hormonas reproductivas femeninas, según un nuevo informe publicado en línea en la revista Fertility & Sterility Science.

El estudio, realizado en el Oregon National Primate Research Center de Oregon Health & Science University, consistió en monitorear los sistemas reproductivos de primates no humanos hembras sanas después de la exposición al delta-9-tetrahidrocannabinol, o THC, el principal componente psicoactivo de la marihuana.

Se administró THC masticable una vez por día por tres meses a primates no humanos, todas en edad reproductiva con antecedentes probados de concepción exitosa. La marihuana masticable se administraba junto con su dieta estándar de alimento. Con base en las recomendaciones de adaptación a la marihuana de uso médico para seres humanos publicadas, la dosificación de THC se fue aumentando por mes hasta llegar a los 2.5mg.

Jamie Lo, M.D., M.C.R. (OHSU)
Jamie Lo, M.D., M.C.R. (OHSU)

“En un período muy corto observamos irregularidades en los ciclos reproductivos de los animales”, dijo la autora principal del estudio, la Dra. Jamie Lo, MCR, profesora adjunta de Obstetricia y Ginecología (perinatología y medicina maternofetal) en OHSU School of Medicine y de la Division of Reproductive & Developmental Sciences, Oregon National Primate Research Center. “En términos generales, los períodos menstruales fueron más prolongados y los niveles de hormona folículo-estimulante, uno de los reguladores fundamentales de la función reproductiva del organismo, aumentaron. Estos factores sugieren una alta probabilidad de disfunción en el sistema reproductor que, a su vez, podría impactar la capacidad de quedar embarazadas”.

En este mismo sentido, señala Lo, a medida que se aumentaba la dosis de THC, también aumentaba el impacto sobre la extensión del período menstrual y los niveles de hormona folículo-estimulante. “Si bien todavía no sabemos por qué el THC influye en el sistema reproductor femenino, sí sabemos que la respuesta parece depender de la dosis. Esto significa que cuando más concentración de THC se usa, más afectado se ve el sistema reproductivo”, dice.

Según datos recientes, los aumentos más importantes en el consumo de THC se dan entre personas de 18 a 29 años. Si bien es necesario seguir investigando para conocer los efectos a largo plazo que podría tener el uso crónico de marihuana para el sistema reproductivo, Lo sugiere que las pacientes y sus proveedores de atención médica tengan en cuenta las posibles consecuencias.

“Si bien comenzar una familia puede no parecer prioritario hasta los 25 años, las repercusiones en el largo plazo del uso regular de marihuana podrían ser verdaderamente nocivas”, dice.

Además, Lo y sus colegas del Departamento de Urología de OHSU, junto a investigadores de Harvard Medical School, Boston University y University of Colorado están usando un modelo de estudio similar para determinar el resultado del uso crónico de THC en la producción de esperma en primates no humanos machos. Se espera que los hallazgos del estudio se publiquen en 2022.

Esta investigación tiene el apoyo de las subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud otorgados a través del Reproductive Scientist Development Program (K12 HD000849), Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development (R03 HD097116) y la Office of Research Infrastructure Program (P51 OD011092), además del apoyo de March of Dimes Foundation y una beca Faculty Excellence and Innovation otorgado a la Dra. Lo por Silver Family Innovation Fund.

El contenido es exclusiva responsabilidad de los autores y no necesariamente representa la visión oficial de los Institutos Nacionales de Salud.

Este estudio fue revisado y aprobado por el Institutional Animal Care and Use Committee de OHSU.

Previous Story Estudio revela que las vacunas antitetánicas se pueden aplicar cada 30 años, no 10 Next Story El uso crónico de marihuana afecta la salud reproductiva masculina, podría reducir la función testicular
Facebook Twitter LinkedIn YouTube Instagram OHSU Braille services OHSU sign language services OHSU interpreter services X