twitter Tweet

El clítoris, el órgano humano que produce placer, tiene más de 10,000 extensiones nerviosas

Primer recuento conocido de las fibras nerviosas del clítoris humano podría mejorar la salud y función sexual
El Dr. Blair Peters, profesor adjunto de cirugía en OHSU School of Medicine y cirujano plástico especializado en afirmación de género como parte del programa de salud transgénero de OHSU, obtuvo muestras de tejido nervioso del clítoris de siete personas transmasculinas que accedieron voluntariamente al someterse a una cirugía genital de afirmación de género. (OHSU/Christine Torres Hicks)
El Dr. Blair Peters, profesor adjunto de cirugía en OHSU School of Medicine y cirujano plástico especializado en afirmación de género como parte del programa de salud transgénero de OHSU, obtuvo muestras de tejido nervioso del clítoris de siete personas transmasculinas que accedieron voluntariamente al someterse a una cirugía genital de afirmación de género. (OHSU/Christine Torres Hicks)

Más de 10,000 fibras nerviosas son las que propician las sensaciones placenteras del clítoris, según un nuevo estudio encabezado por Oregon Health & Science University y presentado hoy en una reunión científica organizada en conjunto por la Sexual Medicine Society of North America y la International Society of Sexual Medicine.

El hallazgo es resultado del primer recuento conocido de tejidos nerviosos del clítoris humano. También es una cifra aproximadamente un 20% superior a la estimación habitual de 8,000 extensiones nerviosas, que se cree deriva de estudios en ganado.

El Dr. Blair Peters, profesor adjunto de cirugía en OHSU School of Medicine y cirujano plástico especializado en afirmación de género como parte del programa de salud transgénero de OHSU, encabezó el estudio y presentó los hallazgos. Peters obtuvo muestras de tejido nervioso del clítoris de siete personas transmasculinas que accedieron voluntariamente al someterse a una cirugía genital de afirmación de género. Luego el tejido se tiñó y magnificó 1,000 veces con un microscopio para poder contar cada fibra nerviosa con la ayuda de un software de análisis de imágenes.

Los nervios están conformados por grupos de fibras nerviosas finas, también conocidas como axones. Los nervios, que conducen los impulsos eléctricos del cerebro al resto del organismo, permiten a las personas sentir y responder a estímulos como el tacto.

El clítoris es el único órgano humano conocido cuyo propósito es dar placer. Si bien el capuchón, que es la parte altamente sensible del clítoris, también conocido como glande, se encuentra fuera del cuerpo, buena parte del clítoris es interna. Debajo de la superficie se encuentra el nervio dorsal, que es el principal nervio responsable de la sensación del clítoris. Los nervios dorsales son estructuras simétricas con forma de tubo que atraviesan la parte de arriba del glande y luego se extienden hacia abajo a ambos lados, como una espoleta.

Peters recolectó muestras de un lado del tejido del nervio dorsal, una pequeña cantidad que suele recortarse durante los procedimientos de falo plastia de afirmación de género. Entre las muestras se contabilizó un promedio de unas 5,140 fibras nerviosas dorsales del clítoris. Al saber que el nervio dorsal es simétrico, se multiplicó el promedio por dos para llegar a una cantidad estimada de 10,281 fibras nerviosas en el nervio dorsal del clítoris humano. Como el clítoris además tiene otras extensiones nerviosas más pequeñas además del nervio dorsal, Peters señaló que en realidad el total de fibras nerviosas del clítoris humano, es más.

“Es sorprendente pensar en más 10,000 fibras nerviosas concentradas en algo tan pequeño como un clítoris”, dijo Peters. “Y es especialmente sorprendente si uno compara el clítoris con otras estructuras más grandes del cuerpo humano. El nervio mediano, que se extiende por la muñeca y la mano, es el que se ve afectado por el síndrome del túnel carpiano y se sabe que sus fibras tienen alta densidad. Aunque la mano es muchas, muchas veces más grande que el clítoris, el nervio mediano solo contiene unas 18,000 fibras nerviosas, o menos del doble de las fibras nerviosas que tiene el clítoris que es mucho más pequeño”.

Si bien hay innumerables estudios del pene, la vulva, que incluye al clítoris, los labios externos y los labios internos, no se estudia ni se conoce tanto. Históricamente, las ciencias médicas no han prestado mucha atención a la función sexual de las personas con vulva, lo que provocó un vacío importante en el conocimiento en este campo de la salud sexual.

Peters estudia los nervios del clítoris para mejorar los resultados de la falo plastia, que consiste en construir un pene en pacientes transmasculinas. Su objetivo es aplicar estos hallazgos para mejorar la sensación en pacientes quirúrgicos, seleccionando mejor los nervios que conecta durante los procedimientos de falo plastia, además de crear nuevas técnicas quirúrgicas para reparar nervios dañados.

Los hallazgos también podrían ayudar a reducir el daño accidental de los nervios de pacientes que se someten a un procedimiento estético conocido como labio plastia, que reduce el tamaño de los labios internos a ambos lados del orificio vaginal.

“Conocer mejor el clítoris puede ayudar a todas las personas, más allá de su identidad de género, pero es importante considerar que este estudio solo es posible gracias a las cirugías de afirmación de género y pacientes transgénero”, dijo Peters. “Los servicios de afirmación de género se están tornando más comunes y esto tiene implicaciones más profundas, porque también beneficia a otras áreas de la atención médica. Si le va bien a uno, nos va bien a todos. Oprimir o limitar la atención médica de pacientes transgénero perjudica a todas las personas”.

A futuro, a Peters le interesa también estudiar y contar las fibras nerviosas en una parte del pene que induce el placer: la punta, también conocida como glande. Ese conocimiento podría mejorar la construcción de un clítoris en cirugías genitales de afirmación de género de personas transfemeninas, además de ayudar a los profesionales clínicos a entender mejor las estructuras nerviosas comparables entre el clítoris y el pene.

Además de un resumen que fue presentado en la reunión de hoy, hay un documento más detallado que describe la investigación de Peters en la etapa de revisión de pares para una revista científica.

Los autores del estudio son Peters, la Dra. María Uloko, de University of California San Diego y la Dra. E. Paige Isabey, de University of Manitoba. Matthew D. Wood, Ph.D., y Daniel A. Hunter, ambos de Washington University School of Medicine, asistieron con el análisis de las fibras nerviosas para el estudio.

Esta investigación tuvo el apoyo de OHSU.

Previous Story La Organización Mundial de la Salud nombra a científica médica de OHSU para su grupo asesor internacional para la salud sexual y reproductiva Next Story OHSU recibe a la primera residente de obstetricia y ginecología que llega de otro estado para capacitarse en atención de abortos