twitter Tweet

Anticuerpos creados en laboratorio ofrecen posible cura para la fiebre amarilla

Es posible que con el cambio climático la fiebre amarilla se torne más frecuente; OHSU trabaja para eliminar el virus en un modelo con animales
Esta imagen agrandada, tomada a través de un microscopio, muestra que el virus de la fiebre amarilla (con coloración violácea) está por debajo de los niveles detectables en la sangre de los animales de estudio que recibieron tratamiento con anticuerpos monoclonales después de haber estado expuestos al virus (cuadros inferiores). En comparación, el virus de la fiebre amarilla es claramente visible en la sangre de animales de estudio que no recibieron anticuerpos monoclonales (cuadros superiores). Este estudio sugiere que los anticuerpos creados en laboratorio podrían permitir curar a personas que se enferman por el virus de la fiebre amarilla, una enfermedad para la que no existe tratamiento. (OHSU)
Esta imagen agrandada, tomada a través de un microscopio, muestra que el virus de la fiebre amarilla (con coloración violácea) está por debajo de los niveles detectables en la sangre de los animales de estudio que recibieron tratamiento con anticuerpos monoclonales después de haber estado expuestos al virus (cuadros inferiores). En comparación, el virus de la fiebre amarilla es claramente visible en la sangre de animales de estudio que no recibieron anticuerpos monoclonales (cuadros superiores). Este estudio sugiere que los anticuerpos creados en laboratorio podrían permitir curar a personas que se enferman por el virus de la fiebre amarilla, una enfermedad para la que no existe tratamiento. (OHSU)

Una nueva investigación de Oregon Health & Science University y colaboradores apunta que los anticuerpos creados en laboratorio podrían permitir curar a personas infectadas con fiebre amarilla, un virus para el que no existe tratamiento.

Como respuesta inmunitaria natural a los patógenos externos, el organismo humano suele desarrollar proteínas de protección llamadas anticuerpos. Un estudio publicado hoy en Science Translational Medicine sugiere que una sola infusión de anticuerpos monoclonales podría fortalecer la respuesta inmunitaria del organismo para combatir la fiebre amarilla.

En este estudio, el virus de la fiebre amarilla resultó indetectable en todos los animales que recibieron infusiones de anticuerpos monoclonales después de haber estado expuestos al virus.

Ben Burwitz, Ph.D. (OHSU)
Ben Burwitz, Ph.D. (OHSU)

“Dos anticuerpos monoclonales analizados eliminaron completamente los signos de infección en los animales estudiados”, dijo el autor principal del estudio, Ben Burwitz, Ph.D., profesor adjunto en Vaccine and Gene Therapy Institute de OHSU y profesor asociado en Oregon National Primate Research Center de OHSU.

El estudio colaborativo es una iniciativa conjunta de científicos de OHSU, George Washington University, la compañía de biotecnología Mabloc, LLC y otras organizaciones. El plan de Mabloc es basar futuros ensayos clínicos en humanos en estos hallazgos, además de usar la información en sus tareas de desarrollo de un producto.

“Las enfermedades tropicales en general ignoradas por la ciencia, como la fiebre amarilla, el dengue y el Zika, no suelen tener un espacio en el desarrollo farmacológico tradicional, pero esperamos que la tecnología de anticuerpos monoclonales modifique esto”, dijo David Watkins, Ph.D., coautor sénior del estudio, profesor de patología en George Washington University y director ejecutivo de Mabloc.

“Gracias a la eficacia demostrada en modelos con primates, que permiten emular casos de enfermedad grave en seres humanos, esperamos poder avanzar a la instancia de ensayos clínicos para estar preparados para implementar tratamientos en un próximo brote de fiebre amarilla”, dijo el primer autor del estudio, Michael Ricciardi, Ph.D., director adjunto de investigación traslacional en George Washington University y director de desarrollo de productos en Mabloc.

La fiebre amarilla es cada vez más frecuente

La mitad de las personas que se enferman gravemente de fiebre amarilla mueren a causa del virus, una cifra demasiado alta. El virus causa síntomas similares a la influenza y puede provocar ictericia y falla orgánica en los casos más graves. Todos los años, unas 200,000 personas se infectan por el virus, y mueren aproximadamente 30,000 en todo el mundo.

En la actualidad, la mayoría de los casos ocurren en regiones tropicales y subtropicales de África y Sudamérica, pero se prevé que, con el cambio climático global, aumente el alcance de los mosquitos que propagan el virus. Solo en África, las predicciones indican que las muertes aumentarán un 25% para el año 2050.

La enfermedad se puede prevenir con una vacuna altamente eficaz, que está disponible desde la década de 1930. Aunque la vacuna es segura para la gran mayoría de las personas, las dudas sobre vacunarse de algunas personas las deja en situación de vulnerabilidad frente a la infección. Es una vacuna con virus vivo atenuado, y en el caso de un porcentaje muy bajo de personas provoca una reacción adversa que tuvo consecuencias fatales en muy pocos casos. Un tratamiento podría beneficiar tanto a las personas no vacunadas que se enferman como a las muy pocas personas que sufren reacciones asociadas a la vacuna.

Cuando empezaron a pensar en posibles tratamientos para la fiebre amarilla, los integrantes del equipo de investigación pensaron inicialmente en 37 anticuerpos clonados de personas que se habían vacunado contra la fiebre amarilla. Luego el equipo redujo su foco a dos anticuerpos monoclonales capaces de controlar las variantes del virus que tuvieron prevalencia en los últimos brotes de fiebre amarilla.

El equipo fabricó estos dos anticuerpos monoclonales en el laboratorio y estudió el nivel de protección que aportaban contra el virus de la fiebre amarilla en dos especies animales: macacos Rhesus y hámsteres. Después de exponer a los animales al virus, se dividió cada especie en tres grupos: un grupo que recibió el primer anticuerpo, otro grupo que recibió el segundo anticuerpo y un tercer grupo que no recibió ninguno de los dos anticuerpos.

El equipo no detectó el virus en muestras de sangre de ninguno de los animales, ocho macacos Rhesus y 20 hámsteres, que recibieron alguno de los dos anticuerpos monoclonales. Todos los animales del grupo de control sufrieron la forma grave de la enfermedad. Aunque un hámster tratado murió por causas desconocidas, no mostró signos de infección por fiebre amarilla ni tuvo signos de alguna reacción adversa al anticuerpo monoclonal.

Ambos anticuerpos monoclonales de investigación también parecieron ser seguros. Ninguno de los animales que recibió alguno de los tratamientos experimentales mostró anomalías en la función hepática, un signo evidente de infección por fiebre amarilla y de la enfermedad asociada a la vacuna contra la fiebre amarilla.

Este estudio tuvo el apoyo de los institutos nacionales de salud (subvenciones R42 AI155275 y P51 OD01092) y de Mabloc, LLC.

Algunos de los investigadores que participaron de este estudio, incluidos Jonah Sacha, Ph.D., de OHSU, y Michael Ricciardi, Ph.D. y David Watkins, Ph.D., de George Washington University, tienen intereses financieros importantes en Mabloc, LLC, una compañía que podría tener intereses financieros en el resultado de este estudio y tecnología. Este posible conflicto de intereses entre personas e institución fue evaluado y gestionado por OHSU.

Todas las investigaciones que involucren animales en OHSU deben ser revisadas y aprobadas por el Institutional Animal Care and Use Committee (IACUC) de la universidad. La prioridad del IACUC es garantizar la salud y la seguridad de los animales que participan en la investigación. El IACUC también revisa los procedimientos para garantizar la salud y seguridad de las personas que trabajan con los animales. El IACUC lleva adelante una revisión rigurosa de todas las propuestas de investigación con animales para garantizar que demuestren valor científico y se justifique el uso de animales vivos. 

REFERENCIA: Michael J. Ricciardi, Lauren N. Rust, Nuria Pedreno-Llpez, Sofiya Yusova, Sreya Biswas, Gabriela M. Webb, Lucas Gonzalez-Nieto, Thomas B. Voigt, Johan J. Louw, Fernanda D. Laurino, John R. DiBello, Hans-Peter Raue, Aaron M. Barber-Axthelm, Kimberly Chun, Samantha Uttke, Lidiane M.S. Raphael, Aaron Yrizarry-Medina, Brandon C. Rosen, Rebeca Agnor, Lina Gao, Caralyn Labriola, Michael Axthelm, Jeremy Smedley, Justin G. Julander, Myrna C. Bonaldo, Laura M. Walker, Ilhem Messaoudi, Mark K. Slikfa, Dennis R. Burton, Esper G. Kallas, Jonah B. Sacha, David I. Watkins, Benjamin J. Burwitz, Therapeutic neutralizing monoclonal antibody administration protects against lethal yellow virus infection, Science Translational Medicine, March 29, 2023, https://doi.org/10.1126/scitranslmed.ade5795

Previous Story Las evaluaciones de uso de tabaco cayeron durante la pandemia del COVID-19, y no han recuperado sus niveles anteriores Next Story Gemelos con una afección que ponía en riesgo su vida pudieron ir a casa sanos gracias al equipo de cirugía fetal de OHSU