twitter Tweet

Pareja deja una donación de $13 millones para apoyar estudios de investigación sobre cáncer y dermatología

Según directivos de OHSU, la donación del patrimonio de George y Helene Ettelson será un “recurso vital” para innovar en materia de investigación en atención médica
Una donación de $13 millones del patrimonio de George y Helene Ettelson será un “recurso vital” para innovar en materia de investigación en atención médica (Foto cortesía de Diane Lowenstein)
Una donación de $13 millones del patrimonio de George y Helene Ettelson será un “recurso vital” para innovar en materia de investigación en atención médica (Foto cortesía de Diane Lowenstein)

Hace más de 60 años. George y Helene Ettelson, de San Francisco, hicieron una donación a Oregon Health & Science University en honor del padre de George, un destacado dermatólogo de Portland, por su cumpleaños número 75. La donación, que permitió crear el Dr. Jesse Ettelson Fund for the Advancement of Dermatology Research, fue la semilla que dio vida a la relación de décadas de la pareja con OHSU, que fue creciendo con los años.

Cuando Helene falleció hace un año, se informó a OHSU Foundation que OHSU sería beneficiaria de su generosidad una vez más, con una donación sin precedentes de casi $13 millones de su patrimonio para financiar la incorporación de académicos y la innovación en investigación sobre cáncer y dermatología.

Vea fotografías y vea otras historias de Knight Cancer en el kit de prensa del Knight Cancer Institute.

Tanto Helene como George fueron diagnosticados con cáncer a lo largo de sus vidas, y George falleció a causa de una leucemia mieloide aguda, o AML por sus siglas en inglés, en 2007. Además de su donación original en apoyo del programa de dermatología de OHSU, Helene hizo otra donación en 2012 para crear el George Ettelson Endowment for AML Research en el OHSU Knight Cancer Institute.

Su hija, Diane Lowenstein, dice que Helene era consciente del impacto de la investigación en su propia experiencia como paciente oncológica, y que se sentía profundamente agradecida.

“Mi madre se sentiría tan gratificada al saber que fue posible atender, tratar y sanar a más personas”, dice. “Estaría encantada de saber que se estaban descubriendo cosas nuevas. Si su donación posibilita cualquiera de esas cosas, tendrá un efecto duradero para la institución y la comunidad, que se extenderá por generaciones y podría inspirar a otros a hacer donaciones para apoyar el importante trabajo que realiza OHSU”.

Un “recurso vital” para la dermatología y la oncología

Sancy Leachman, M.D., Ph.D., (OHSU)
Sancy Leachman, M.D., Ph.D., (OHSU)

La Dra. Sancy Leachman, Ph.D., presidenta del Departamento de Dermatología de OHSU School of Medicine y directora del programa de Melanoma de OHSU Knight Cancer Institute, dice que, hasta hoy, la donación legada por los Ettelson le ha permitido al departamento reconocer y apoyar proyectos de investigación de más de 13 académicos distinguidos.

“La donación Ettelson es un recurso vital para la misión de investigación de nuestro departamento. Este fondo ha posibilitado algunas de nuestras investigaciones más prometedoras e ideas nuevas en el campo de la dermatología”, dice Leachman. “Nos sentimos sumamente agradecidos por el apoyo constante de la familia Ettelson. Esta última donación es la más grande que haya recibido el departamento de dermatología”.

Brian Druker, M.D.
Brian Druker, M.D. (OHSU)

El Dr. Brian Druker, director del OHSU Knight Cancer Institute y presidente de Investigación sobre Leucemia en JELD-WEN, agrega que los Ettelson son “personas extraordinarias y extraordinariamente generosas.

“Cuando falleció George en 2007 a causa de una AML, Helene creó este fondo caritativo. Cuando ella falleció a principios de este año, dejó una parte importante de su patrimonio para sumar al fondo”, dice. “Al honrar los deseos de Helene, su generosidad nos permite otorgar una cátedra para la investigación de la AML, que será un complemento al fondo de investigación que ella estableció en nombre de George”.”.

La leucemia mieloide aguda es un tipo complejo de cáncer de la sangre, y Druker explica que “hay una percepción generalizada de que la causa son diversas mutaciones genéticas, no una sola.

“Por ese motivo, fue necesario investigar mucho para llegar al centro de la causa de esta enfermedad fatal y averiguar qué es lo que la provoca”, dice. “Esta combinación de apoyo académico y fondos para investigación resultará crítica para que podamos seguir concentrándonos en investigar este tipo de cáncer. Nuestro deseo es que pronto, gracias a la generosidad de Helene y George, podamos librar a otros de esta enfermedad”.

Acerca de la familia Ettelson

Nacida en San Francisco, Helene fue modelo, una gran jugadora de bridge e hija del fallecido William Greenbach, cuyo padre construía hoteles en San Francisco. George, un hombre de negocios, nació en Portland, hijo del Dr. Jesse Ettelson, quien enseñaba en la clínica para pacientes ambulatorios de OHSU, y Florence Wolfe Ettelson, cuyo padre había fundado la reconocida tienda de departamentos Lipman, Wolfe & Co. de Portland.

Después de casarse, la pareja se estableció en San Francisco y formó su propia familia allí. Pero siempre mantuvieron su conexión con Portland y con la familia de George.

“Mi padre nunca olvidó sus raíces en Portland”, dice Lowenstein. “Tenía muchos recuerdos de su infancia que atesoraba y visitaba con frecuencia a familiares y amigos. Tenía una conexión muy profunda con la comunidad de Portland; por eso para él era prioritario colaborar con OHSU”.

Aunque Lowenstein no llegó a conocer a sus abuelos de Portland, que murieron cuando era muy pequeña, su padre hablaba de ellos con cariño.

“Mi abuelo, el Dr. Jesse Ettelson, fue un pionero de Portland, un líder de la comunidad judía y un apasionado de la dermatología”, dice. “Fue médico en una época en la que no era tan común, y siempre le interesaron mucho la innovación y las nuevas terapias. Evidentemente, sus pacientes lo adoraban”.

Añade: “mis padres crearon el fondo para honrar su legado y el trabajo de toda su vida. Lo hermoso es que su trabajo y su visión de futuro perduran”.

‘Siento que me gané la lotería por tener padres como los míos’

A Lowenstein le da esperanza el impacto que los actos filantrópicos de sus padres pueden tener para OHSU y para generaciones de habitantes de Oregón.

“Mi madre dedicaba su vida a la filantropía en el campo de la medicina y era muy generosa con su tiempo, que compartía entre varias instituciones, tanto en California como en Oregón”, dice Lowenstein. “Tenía mucha experiencia como voluntaria de hospital en el California Pacific Medical Center, y esa experiencia la inspiró para dedicar su tiempo, su energía y sus iniciativas filantrópicas a mejorar la experiencia de los pacientes, el acceso a la atención, los tratamientos y los resultados para los pacientes”.

“Siento que me gané la lotería por tener padres como los míos”.

Previous Story Estudio de una proteína podría dar lugar a avances en la atención de la enfermedad de Parkinson y el cáncer de mama Next Story OHSU logra atraer casi $600 millones en fondos para investigación, una cifra récord