twitter Tweet

Cambiar de brazo mejora la efectividad de las vacunas de dos dosis, sugiere un estudio de OHSU

El descubrimiento en torno a la vacuna contra el COVID-19 podría aportar información para prácticas estándar de vacunación en todo el mundo
Un estudio dirigido por OHSU encuentra un aumento sustancial en la respuesta de anticuerpos a las vacunas de dos dosis cuando la vacuna se administró en cada brazo en lugar de ambas vacunas administradas en un brazo. (OHSU/Christine Torres Hicks) 
Un estudio dirigido por OHSU encuentra un aumento sustancial en la respuesta de anticuerpos a las vacunas de dos dosis cuando la vacuna se administró en cada brazo en lugar de ambas vacunas administradas en un brazo. (OHSU/Christine Torres Hicks) 

Una nueva investigación revela un aumento de hasta cuatro veces en la respuesta inmunitaria cuando se alterna el brazo en el que se administra una vacuna de varias dosis.

El estudio de laboratorio dirigido por investigadores de Oregon Health & Science University midió la respuesta de anticuerpos en la sangre de 947 personas que recibieron vacunas de dos dosis contra el COVID-19 al principio de la pandemia. Los participantes incluían a empleados de OHSU que aceptaron inscribirse en la investigación mientras se vacunaban contra el virus SARS-CoV-2, y fueron asignados al azar para recibir la segunda dosis en el mismo brazo o en el opuesto que la primera dosis.

El estudio fue publicado como edición preliminar en The Journal of Clinical Investigation.

Históricamente, el personal médico suponía que no importaba en qué brazo se aplicaba una vacuna.

El nuevo estudio analizó muestras de suero recolectadas en varios momentos después de la vacunación. Descubrieron un aumento sustancial en la magnitud y la amplitud de la respuesta de anticuerpos entre las personas que tenían un refuerzo “contralateral” —o una inyección en cada brazo— en comparación con las que no lo tenían.

La respuesta mejorada se materializó claramente tres semanas después del segundo refuerzo y se mantuvo más allá de 13 meses después del refuerzo. Los investigadores encontraron mayor inmunidad a la cepa original del SARS-CoV-2, y una respuesta inmunitaria aún más fuerte a la variante ómicron que surgió aproximadamente un año después de la práctica de alternancia en el brazo.

Marcel Curlin, M.D.
Marcel Curlin, M.D. (OHSU)

Los investigadores no están seguros de por qué sucede, pero especulan que administrar una inyección en cada brazo activa nuevas respuestas inmunitarias en diferentes ganglios linfáticos de cada brazo.

“Al cambiar de brazo, básicamente forma memoria en dos zonas en lugar de una”, dijo el autor sénior, Dr. Marcel Curlin, profesor asociado de medicina (enfermedades infecciosas) en la OHSU School of Medicine y director médico de OHSU Occupational Health.

La investigación de laboratorio arroja resultados que abren los ojos

OHSU tuvo la oportunidad de examinar la cuestión como parte de una serie de estudios de laboratorio usando sangre extraída de empleados dispuestos a participar a principios de la pandemia del COVID-19. Esta línea de investigación ha producido una serie de estudios publicados relacionados con la durabilidad, la amplitud y la potencia de la respuesta inmunitaria después de la vacunación e infecciones intercurrentes.

Una vez que las vacunas estuvieron disponibles a fines de 2020, algunos participantes se preguntaban si había alguna diferencia al alternar el brazo con el esquema de vacunación de dos dosis.

“En realidad, esta pregunta nunca había sido estudiada en profundidad, por lo que decidimos intentar responderla”, dijo Curlin. “Resultó ser una de las cosas más importantes que hemos descubierto, y probablemente no se limite solo a las vacunas contra el COVID. Es posible que estemos viendo una función inmunológica importante”.

Entre las personas del estudio que aceptaron cambiar de brazo, los investigadores armaron 54 pares por edad, género y los intervalos entre las dosis de vacuna y exposiciones correspondientes; la mitad recibió las dos dosis en un brazo y la otra mitad, una dosis en cada brazo.

Dos semanas después de la segunda dosis, los investigadores no observaron mucha diferencia en la respuesta inmunitaria. Sin embargo, después de tres semanas, los investigadores midieron un número significativamente mayor de anticuerpos capaces de fijarse al virus SARS-CoV-2 y neutralizarlo en muestras de sangre. Las tasas fueron aumentando progresivamente durante cuatro semanas, de 1,3 veces un aumento de 4 veces contra la variante ómicron del virus.

“Cualquier mejora incremental podría salvar muchas vidas”, dijo Curlin.

Es necesario seguir investigando

En este punto, la mayoría de las personas ha estado expuesta varias veces al virus SARS-CoV-2 mediante la vacunación, una infección o ambas.

Aunque el nuevo estudio se centró en la vacunación contra el COVID-19, los investigadores dicen que esperan que la respuesta inmunitaria mejorada pueda ser similar para otras vacunas de varias dosis. El equipo llama a seguir investigando para determinar si la vacunación contralateral mejora la respuesta inmunitaria con otras vacunas, y especialmente entre niños.

“Varios esquemas de vacunación previos a los refuerzos son componentes esenciales de la atención pediátrica, y las respuestas inmunitarias pueden ser diferentes en los niños”, escriben.

Curlin dijo que es necesario seguir investigando y que es demasiado pronto para hacer recomendaciones clínicas con base en los resultados de este estudio. Si en algún momento surge un nuevo virus que requiere una vacuna de dos dosis, Curlin dice que no dudará.

“Me voy a vacunar una vez en cada brazo”, dijo.

Además de Curlin, los coautores incluyen a Sedigheh Fazli, Archana Thomas, Abram Estrada, David Xthona Lee, Steven Kazmierczak, Ph.D., Mark Slifka, Ph.D. y el Dr. Bill Messer, Ph.D., de OHSU; Hiro Ross, exestudiante de medicina de OHSU que está completando su residencia en University of California, Los Angeles, y David Montefiori, Ph.D., de Duke University.

El estudio contó con el apoyo de M.J. Murdock Charitable Trust, la OHSU Foundation y las subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud R01AI145835 y P51OD011092. El contenido es responsabilidad únicamente de los autores y no necesariamente representa las opiniones oficiales de los patrocinadores.

Previous Story OHSU optimiza el tratamiento sin incisiones para los temblores involuntarios y capacita a cirujanos de todo el país Next Story Científicos de OHSU recibieron fondos para extender investigación de vanguardia