twitter Tweet

Comprimido para tratar una enfermedad de la piel ayuda también a controlar la ingesta excesiva de alcohol

Estudio de OHSU e instituciones de investigación de todo el país descubre tratamiento prometedor para el trastorno por consumo de alcohol
Investigadores de OHSU y otros investigadores de todo el país descubrieron un vínculo prometedor entre un medicamento para la piel llamado apremilast y su efecto para el tratamiento del trastorno por abuso de alcohol. (Getty Images)
Investigadores de OHSU y otros investigadores de todo el país descubrieron un vínculo prometedor entre un medicamento para la piel llamado apremilast y su efecto para el tratamiento del trastorno por abuso de alcohol. (Getty Images)

Investigadores de Oregon Health & Science University y de instituciones de todo el país han identificado un comprimido que se usa para tratar una enfermedad frecuente de la piel que podría ser un tratamiento “muy prometedor” para el trastorno por uso de alcohol.

El estudio fue publicado hace poco en la revista Journal of Clinical Investigation.

En promedio, las personas que recibieron el medicamento, de nombre apremilast, redujeron su ingesta de alcohol en más de la mitad: de cinco tragos al día a dos.

Angela Ozburn, Ph.D. (Courtesy)
Angela Ozburn, Ph.D. (Cortesía)

“Nunca antes había visto algo así”, dijo Angela Ozburn, Ph.D., coautora sénior, profesora adjunta de neurociencia conductual en OHSU School of Medicine y bióloga investigadora del sistema de atención médica de VA en Portland.

El autor principal es Kolter Grigsby, Ph.D., quien actualmente cursa su posdoctorado en el laboratorio de Ozburn en OHSU.

Kolter Grigsby, Ph.D. (Courtesy)
Kolter Grigsby, Ph.D. (Cortesía)

En 2015, Ozrburn y sus colaboradores comenzaron a buscar en una base de datos genéticos compuestos que pudieran contrarrestar la expresión de los genes que se sabía estaban ligados al consumo excesivo de alcohol. El apremilast, un medicamento antiinflamatorio aprobado por la FDA para el tratamiento de la psoriasis y la artritis psoriásica parecía ser un candidato prometedor.

Luego lo analizaron en dos modelos animales únicos con riesgo genético de consumo excesivo de alcohol, así como en otras cepas de ratón en laboratorios de todo el país. En todos los casos, el apremilast redujo el consumo de alcohol en los diferentes modelos con predisposición a un trastorno por consumo de alcohol moderado a grave. Descubrieron que el apremilast desencadenaba un aumento en la actividad del núcleo acumbens, que es la región del cerebro que participa del control de la ingesta del alcohol.

Los investigadores de Scripps Research Institute en La Jolla, California, luego probaron el apremilast en personas.

El equipo de Scripps llevó adelante un ensayo clínico doble ciego controlado por placebo como prototipo, con la participación de 51 personas que fueron evaluadas a lo largo de 11 días de tratamiento.

“El gran efecto del apremilast para reducir la ingesta de alcohol, combinado con su buena tolerabilidad en nuestros participantes, sugiere que es un excelente candidato para seguir evaluando como tratamiento nuevo para personas con trastorno por abuso de alcohol”, dijo la coautora sénior Barbara Mason, Ph.D., profesora en Pearson Family en el departamento de medicina molecular de Scripps.

El estudio clínico incluyó a personas con trastorno por abuso de alcohol que no buscaban ningún tipo de tratamiento, y Mason predice que el apremilast podría ser incluso más eficaz entre personas motivadas para reducir su consumo de alcohol.

“Es fundamental realizar más ensayos clínicos en personas que buscan tratamiento”, dijo Ozburn. “En este estudio observamos que el apremilast funcionó en ratones. Funcionó en diferentes laboratorios, y funcionó en personas. Es sumamente prometedor para el tratamiento de las adicciones en general”.

Se estima que unas 95,000 personas en los Estados Unidos mueren todos los años a causa del consumo excesivo de alcohol, según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.

En la actualidad hay tres medicamentos aprobados para el tratamiento del trastorno por abuso de alcohol en los Estados Unidos: antabuse, que produce una sensibilidad aguda parecida a una resaca al consumir alcohol, acamprosato, un medicamento que se cree estabiliza las señalizaciones químicas del cerebro asociadas a las recaídas y naltrexone, un medicamento que bloquea los efectos de euforia que provocan el alcohol y los opioides.

La investigación del presente artículo contó con el apoyo de las subvenciones de los institutos nacionales de salud AA016651, AA013519, AA010760, AA07468, AA027692, U01 AA013498, DA013429, P60AA06420 y U01AA025476; las subvenciones del departamento de asuntos de los veteranos de los Estados Unidos BX000313, BX004699 e IK2 BX002488 y una donación de la familia de John R. Andrews. El contenido es responsabilidad exclusiva de los investigadores y no necesariamente representa las opiniones oficiales de los NIH ni del departamento de asuntos de los veteranos de los Estados Unidos.

Previous Story Ensayo clínico de OHSU prueba el ejercicio como tratamiento de la esclerosis múltiple Next Story Facilitar el cuidado de pacientes con hepatitis C cuando el tratamiento parece imposible
Facebook Twitter LinkedIn YouTube Instagram OHSU Braille services OHSU sign language services OHSU interpreter services X