twitter Tweet

Pequeño robot logra una enorme diferencia para una paciente de implante coclear

Mujer de Corvallis se convierte en la primera paciente de la costa oeste en someterse a una cirugía asistida por nuevo dispositivo robótico

Pamela Runner, 77, de Corvallis, Oregón, escucha a su esposo hablar gracias a un implante coclear el 12 de enero de 2024, cuando activan su nuevo dispositivo auditivo electrónico por primera vez en Oregon Health & Science University en Portland, Oregón. (OHSU/Franny White)

Pamela Runner, de 77 años, de Corvallis, esperaba sentada tranquilamente en una sala de examen de Oregon Health & Science University la gran revelación.

Con el clic de un ratón de computadora, la audióloga de OHSU, Jennifer Fowler, Au.D., CCC-A, activó el nuevo implante coclear de Pamela por primera vez. Fowler dirigió la mirada al esposo de Pamela, Steve Runner, de 58 años, para que fuera él quien rompía el silencio. Antes de que pudiera hablar, Pamela primero sonrió y luego dejó salir una risita nerviosa.

Steve le preguntó, “hola, Pam. ¿Puede escucharme?”

“Sí, puedo oírte”, respondió Pamela y añadió: “suena lindo”.

El 21 de diciembre de 2023, Pamela se convirtió en la primera persona de la costa oeste en recibir un implante coclear mediante el uso de un pequeño robot quirúrgico. Su dispositivo de audición electrónico se activó tres semanas después, el 12 de enero.

Autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos en 2021, el iotaSOFT Insertion System es un método en el que se utiliza un robot del tamaño del pulgar para guiar con precisión la colocación de implantes cocleares en el oído interno. El sistema asistido por robot inserta electrodos aproximadamente 10 veces más lentamente que incluso los cirujanos más expertos. Se ha demostrado que su inserción ultra lenta reduce la posibilidad de daño no intencional durante la cirugía y preserva mejor las estructuras pequeñas y delicadas del oído interno.

OHSU es la primera institución en la costa oeste en usar el robot; el hospital más cercano que lo ha usado está en Utah. Los cirujanos de OHSU hasta ahora han realizado tres cirugías de implante coclear con el nuevo sistema robótico, y están programadas más para las próximas semanas. A los pacientes no se les cobra por el uso del robot durante la cirugía de implante coclear; OHSU cubre el costo como parte de su misión de ofrecer atención quirúrgica de avanzada.

Actualmente, los mejores candidatos para el implante coclear asistido por robot son personas como Pamela, que aún escuchan algunos sonidos de baja frecuencia, pero necesitan ayuda para escuchar frecuencias más altas. Los primeros datos sugieren que el robot puede ayudar a preservar la audición residual y también permitir el uso de un implante coclear y un audífono combinados en el mismo oído.

Pérdida auditiva gradual

Aunque Pamela a veces tenía dificultades para entender a las personas cuando era una niña pequeña, fue necesaria una evaluación escolar a los 17 años para saber que su problema era de audición. Un examen médico cuando tenía unos 25 años determinó que tenía una enfermedad degenerativa coclear, lo que la llevó a comenzar a usar audífonos. En el trabajo, un teléfono especial que amplificaba el sonido la ayudar a escuchar con más claridad.

Jay Gantz, M.D., Ph.D. (OHSU)
Jay Gantz, M.D., Ph.D. (OHSU)

La audición de Pamela siguió deteriorándose a medida que envejecía. El año pasado se enteró de que la capacidad auditiva de su oído izquierdo había disminuido demasiado como para poder escuchar solo con su audífono. El cirujano del Programa de Implante Coclear de OHSUDr. Jay Gantz, Ph.D., dijo que era una buena candidata para un implante coclear y que podía recibir uno con la ayuda del nuevo robot.

“Me sentí entusiasmada”, dijo Pamela, que ya se había sometido a cirugías asistidas por robot para dos reemplazos de rodilla hacía más de una década. “Sabía que los robots pueden ser mucho más precisos que los humanos; lo vi con mi reemplazo de rodilla. Cuando el Dr. Gantz me dijo sobre el robot, pensé que era una idea fantástica”.

Proceso sumamente delicado

Antes de sumarse a OHSU en 2022, Gantz completó una beca de investigación posdoctoral en neuro otología, una especialidad médica que estudia problemas del oído interno asociados a afecciones neurológicas. Gantz fue médico becario de la Universidad de Iowa, donde se desarrolló inicialmente el sistema robótico para implantes cocleares. Ayudó a dirigir el primer ensayo clínico en seres humanos del sistema, que reveló que el robot era seguro y eficaz para el implante coclear. Al llegar a OHSU, trabajó con los directivos de OHSU para llevar el sistema a Oregón.

“Insertar un electrodo de implante coclear en un oído interno es un proceso sumamente delicado”, dijo Gantz, que es profesor asistente de otorrinolaringología en la OHSU School of Medicine. “Incluso los cirujanos con más experiencia tienen un límite en relación con lo que pueden hacer con su propia destreza”.

“El implante coclear asistido por robot es mucho más lento y cuidadoso”, añadió Gantz. “Tiene mucha menos variación en la fuerza que la mano humana, lo que puede mejorar los resultados y minimizar los posibles daños no intencionales”.

El pequeño robot se anexa temporalmente al cráneo durante la cirugía. Los cirujanos usan un pedal para controlar con precisión la velocidad a la que el robot ingresa un electrodo de implante coclear al oído interno.

Escuchar a seres queridos

Algunos pacientes que reciben el implante coclear escuchan inicialmente ruidos electrónicos cuando se activa por primera vez, pero Pamela pudo escuchar inmediatamente a su esposo, como lo recordaba, y sin el audífono que solía tener en su oído izquierdo.

Gantz y Fowler le aseguraron que era una gran señal, pero señalaron que su audición probablemente mejoraría lentamente. La recuperación completa de la cirugía podría llevar hasta un año. Para diciembre de 2024, el oído de Pamela debería estar completamente cicatrizada y su cerebro debería aprender a responder mejor al dispositivo.

Para lograr ese objetivo, se le han asignado tareas a Pamela, como practicar escuchar sonidos a diferentes volúmenes. En un par de meses, posiblemente Pamela pueda recibir un complemento para su implante: un audífono externo que se fija directamente al implante coclear y funciona junto al dispositivo interno. Esto amplificaría los sonidos de menor frecuencia que ya puede escuchar parcialmente sin asistencia.

Pamela agradece la oportunidad de seguir escuchando a sus seres queridos con la ayuda de un implante coclear.

“Quiero escuchar todo lo que dice mi esposo”, dijo. “Poder escuchar las palabras de mi hija y mis tres nietos también será lindo”.

Para obtener más información sobre implantes cocleares, visite el sitio web del Programa de Implante Coclear de OHSU.

Previous Story Proyecto de OHSU busca colocar a las personas en el centro de la atención médica Next Story Programa tribal lleva el tratamiento de las adicciones a las carreteras